domingo, 11 de agosto de 2013

Entrevista al chef Jordi Cruz

Tres estrellas Michelin, juez de la primera edición de  Master Chef España, Jordi Cruz (Barcelona, 1978) no pueden encontrarle defectos. Sí, chef.

- Empezó cocinando a los siete años con unas judías para su madre. ¿Estaban buenas?
- Eran judías cocidas en agua con sus patatitas, aceite de oliva y sal. ¡Estaban ricas! Mi mamá estaba enferma y no podía darle algo malo...

- ¿Qué siguió cocinando?
- Me encantaban los espaguetis a la boloñesa y lo de ser cocinero me viene por eso. Los primeros fueron una pelota de carne y tomate que por dentro estaba cruda. Mi madre me enseñó a dorar la cebollita, a asar la carne, a echar la pimienta, a hacer la salsa, a cocinar los sabores... Mi madre me lo explicó fácil y lo vi muy claro. Entendí que el éxito de la cocina está en los detalles. No entendía las matemáticas, pero esto sí.
- ¿La primera clase de todo cocinero son unos espaguetis?
- Sí, pero esto es como las tortillas o los huevos fritos. Parece sencillo, pero hacer unos buenos espaguetis, unos buenos huevos fritos o una tortilla es muy complicado.
- ¿Qué hace falta para triunfar entre fogones?
- Años. Años de humildad, de trabajo duro... Es una profesión que exige sacrificio.
- ¿Cuál fue su mayor error?
- ¡He cometido tantos! Pero uno de los talentos que tiene que tener un cocinero, precisamente, es minimizar esos errores.
- ¿Y su mayor acierto?
- Tener claro mi oficio desde muy pequeño.
- ¿Cuando le dijeron 'no, chef'?
- Pues... nunca.
- Esta pregunta se la he copiado a Ramón Arangüena. ¿Qué fue de su agria polémica con Pepe, su compañero de jurado?
-(Risas) Nooooo. Somos amigos. Pero cuando dos cocineros se ponen a pelar 50 kilos de patatas y se aburren, se miran y se pican para ver quién acaba antes. Con Pepe pasaba esto.
-En Master Chef, ¿era un poli bueno haciendo de poli menos bueno?
-Noooo. Yo me he comportado como soy, como me comporto en mi cocina.
- Ilustre al lector.
-Si lo haces bien, te abrazo. Si lo haces mal, y encima es por pereza o por falta de interés, te crujo.
- En la mesa, ¿qué le da repelús?
- Los bichos, aunque tengan muchas proteínas. Cuando se esclafan contra el coche vuelvo a comprobar que no me apetece comerme lo que llevan dentro... No le veo la gracia a una cucaracha frita y clavada en un palo. Ni aunque esté al caramelo.
- ¿De qué era su último bocadillo?
- ¡De jamón ibérico, hombre! Pero para bocadillo, es mejor el jamón serrano. Así, con su tomate. El jamón ibérico es para comérselo solo.
- Entre pizza y hamburguesa...
- ¡Hamburguesa! Además, se quema más fácil...
- ¿Qué cena un día como hoy?
- Poca cosa. Cuando hay tanto trabajo y vemos tanta comida, ceno poco, algo de fruta o verdura. Como me apetece algo dulce, pues me como una fruta para no comerme una tableta de chocolate.
- ¿Usted es más flan o más crocanti?
- Esta pregunta... Yo no me considero un flan.
- ¿Un plato para seducir?
- El que más le guste a la persona que se lo va a comer. El mero acto de descubrirlo ya es un acto de cariño. ¡Hay mujeres a las que no les gusta el chocolate!
- Y a usted, ¿qué plato le seduce?
- Puedes maravillarme con una buena lechuga larga que lleve un buen aceite del año y sal.
- En un consejo de ministros, ¿qué serviría?
- Lo mismo que en misa... Unas hostias. Ahora en verano unas migas o unas gachas, también. Que suden.
- ¿Una receta contra la crisis?
- Ir a comprar.
- ¿A quién le gustaría darle de comer?
- A Scarlett Johansson (risas). Pero darle unos azotes, mejor... En serio, me merece más respeto ese chaval que ahorra tres meses para venir a mi casa a comer que esa persona que lo tiene fácil y ha comido tanto que ya no va a apreciarlo.
- ¿Qué le importa un comino?
- Aquello que no puedo controlar.
- ¿Qué conserva con cariño?
- Soy muy apegado al pasado. Por ejemplo, tengo 40 chaquetillas de chef que guardo con mucho cariño.
-¿Qué añora?
- Los platos de la infancia. El gazpacho de mi madre, por ejemplo, está igual de bueno pero me recuerda a épocas y momentos que ya no volverán.
- ¿Un consejo?
- Ser positivos y tener los pies en el suelo. Este país lo sacaremos adelante sin lamentarnos. Con dos pelotas. Soy del vaso medio lleno.

articulo de lasprovincias.es


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...